¡Que preciosos son los ancianitos! Fuimos a la Casa del Abuelo con nuestros niños de la Escuela Familiar y pasamos un rato con ellos jugando, cantando unas canciones de la Palabra de Dios y compartiendo el amor de Cristo. Los niños presentaron un baile de hip-hop también. Indudablemente es más bendecido dar que recibir.

Volver a Fotos